Qué es la Terapia Gestalt

Encuadrada en el movimiento de la Psicología Humanista, la Terapia Gestalt fue creada por  Fritz Perls (1893 – 1970), médico neuropsiquiatra y psicoanalista.

Parte de  la visión, de que el ser humano tiende a su autorrealización. La Terapia Gestalt es un potente y eficaz abordaje terapéutico y una filosofía de la vida, que se centra en la capacidad de desarrollar la conciencia y el darse cuenta, la propia responsabilidad de cada persona de su bienestar y la confianza en la sabiduría natural del organismo para auto-regularse de forma adecuada con el medio ambiente.

La American Psychological Association (APA) se refiere a la Terapia Gestalt como uno de los tres tipos de terapia humanista especialmente relevantes, señalando que se basa en la autorregulación organísmica,  la importancia de ser consciente del aquí y ahora y que cada uno acepte la responsabilidad de sus propios actos.

Es un enfoque holístico e integrador, en el que se tiene en consideración tanto el aspecto corporal, como emocional e intelectual del paciente.

En las sesiones, trabajamos las situaciones o motivos que te están produciendo sufrimiento y malestar. Nos centramos en qué te está ocurriendo, cómo te sientes y actúas, cómo te relacionas y qué dificultades tienes para hacerlo de otras formas.

El objetivo de la terapia es aumentar tú capacidad de autoapoyo, conciencia y  recursos personales, permitiéndote llegar a ser más completo, creativo y liberarte de los bloqueos y asuntos inconclusos para que puedas relacionarte con las experiencias vitales de una forma más libre, responsable y satisfactoria. En la terapia gestalt buscamos que la persona se entienda y se acepte y, a través de ello, poder ir realizando cambios que le lleven a una sensación de mayor bienestar y equilibrio en la relación de cada uno consigo mismo y con los demás.

Desarrollamos un observador interno que nos ayuda a darnos cuenta del efecto que tiene lo que hacemos y no hacemos, lo que sentimos, lo que decimos y no decimos de manera que la persona adquiera mayor conciencia y mayor responsabilidad en el uso de la libertad de utilizar un recurso u otro en el manejo de las situaciones. Trabajaremos desde lo que sucede en el presente, el aquí y ahora, y miraremos al pasado para localizar y entender cómo ha sido nuestra historia para ser lo que somos ahora y manejarnos en nuestra vida como lo hacemos.

Un poco de historia

Fritz Perls (1893 – 1970), médico neuropsiquiatra y psicoanalista, fue el creador de la Terapia Gestalt.

En palabras del propio Perls, “la terapia gestáltica, al enfatizar la conciencia de uno mismo y del mundo, se convierte en una forma de vida y de sentir que parte de la experiencia propia. Intenta integrar la personalidad fragmentada o dividida. Para ello se sirve de un enfoque no interpretativo que tiene lugar en el aquí y ahora”.

Pedro de Casso, autor de Gestalt, terapia de la autenticidad (2009), escribe sobre Perls:

“Coincidiendo con sus inicios psicoanalíticos, resultará decisivo su contacto con la Escuela de la Psicología de la Gestalt de Frankfurt (Köhler, Wertheimer, Kurt Lewin…) y las conclusiones de ésta en el estudio de los mecanismos de la percepción. Según tales conclusiones, toda percepción sensorial es fruto de la interacción que tiene lugar entre los estímulos presentes en el medio y la “configuración significativa” (Gestalt) que de ellos hace el sujeto en un momento dado. Es decir, el sujeto no percibe lo que hay, la totalidad caótica de estímulos presentes (“fondo”), sino que los organiza selectivamente o destaca tan sólo aquello que en cada momento o situación le resulta significativo (“figura”).

Para Perls, el eje de su terapia giraría, en primer lugar, en torno a una fe inquebrantable en la capacidad humana de “autorregulación organísmica”, a nivel individual y social (esto quiere decir fe en la capacidad “biológica” del organismo humano, individual o grupal, para traer al primer plano, directamente o a través de síntomas, la conciencia de la necesidad pendiente de satisfacción). En segundo lugar, y consecuentemente, basándose en el concepto dinámico operativo de “Gestalt inconclusa”, Perls orientaría su terapia a la detección y resolución en el presente de las “situaciones inacabadas” en la vida del individuo, en cuanto que están en el origen del estancamiento de su energía y, por tanto, de su neurosis.”

Leer más