Terapia de grupo

Os recordamos que en IPG tenemos actualmente abierto el plazo para inscribirse en nuestros GRUPOS DE TERAPIA.

Horario de mañana o tarde. Lunes de 19.30 a 21.00.

Frecuencia semanal. 25€ por sesión.

Coordinan: Begoña Mariezkurrena, Erika Kjellander, Sandra Isella y Nacho Martín.

La terapia grupal gestáltica trabaja con la problemática de los diferentes miembros del grupo. Se puede por un lado, abordar situaciones individuales que crean conflicto y trabajarlas dentro del grupo. Estas situaciones tienen un eco en el resto de las personas movilizando a cada una diferentes emociones y escenas de su vida.

Por otro lado se trabajan también las dinámicas y movimientos que acontecen y que tienen que ver con las relaciones que se establecen entre los participantes.

La psicoterapia grupal suele tener una periodicidad de una vez por semana durante 2 horas, con un máximo de 15 participantes. Puede ser guiada por uno o dos psicoterapeutas.

La psicoterapia individual profundiza más que la terapia grupal en la problemática individual de la persona, ya que el espacio lo ocupa ella sola.

La psicoterapia grupal se centra más en lo relacional y resulta más adecuada para aquellas personas que tienen dificultades en sus relaciones sociales. El grupo facilita la identificación emocional con la problemática de los demás y consigue la apertura al propio mundo interno.

Dependiendo de la problemática se recomienda una o la otra, aunque es muy enriquecedor pasar por las dos experiencias, bien simultáneamente, bien alternativamente.

Tanto la psicoterapia individual como la terapia grupal pretenden que la persona se haga responsable de su vida, fomentando procesos creativos a la hora de responder a las diferentes situaciones cambiantes de la vida. En definitiva, que consiga autoapoyo, es decir, que sea capaz de apoyarse en sus propias capacidades y recursos desde una conciencia de sí mismo.

7 Beneficios de la terapia de grupo Gestalt

  1. Aprendo de experiencias de los demás: Aprendemos de lo que aporta el otro, de su experiencia real. La expresado por el otro nos resuena, nos identificamos en sus emociones y su relato, en lo igual y en lo diferente. El grupo gana experiencia con cada integrante, se nos ensancha el mundo y la conciencia.
  2. Tener la experiencia de no sentirme juzgado: Es una de las principales normas dentro de los grupos de Terapia Gestalt, no juzgar, simplemente reconocer la experiencia del otro. Cada integrante  tiene sus propias dificultades y no estamos en el grupo para juzgar, aprobar o rechazar al otro sino para acompañar, ayudar y colaborar. Se busca esta ausencia de juicio como primer paso para aceptarse a uno mismo.
  3. Sentimiento de pertenencia al grupo: En nuestra sociedad esto no es fácil de conseguir, tener un espacio de seguridad y confianza. Sin embargo, es uno de los elementos que más salud nos aportan. Ser uno más del grupo, pertenecer y ser aceptado, conforman una experiencia que puede ser transformadora. Todos necesitamos espacios en los que sentirnos aceptados  y darnos cuenta que somos queridos por el resto y tomados en cuenta. El grupo se fortalece con cada miembro que se siente parte de él.
  4. Mejora el aspecto relacional: Nuestras máximas dificultades  y fuentes de sufrimiento suelen estar vinculadas a lo relacional, al contacto con el otro. Un grupo de terapia es un lugar privilegiado para tomar conciencia de estas dificultades y mejorarlas.
  5. Ensayo real en interacción con otras personas: Lo que que aprendemos dentro del grupo, lo podemos poner en práctica con las mismas personas del grupo, es un espacio de seguridad en el que poder experimentar nuevas formas de hacer, sentir y actuar.
  6. No estamos solos: Una de las sensaciones que más sufrimiento nos genera, es la sensación de estar solos ante una experiencia difícil o problema. En un grupo nos reconocemos en el otro en lo doloroso y lo difícil. La experiencia deja de ser algo único, el otro experimenta y siente como nosotros. Así cómo podemos tener el placer de compartir lo positivo, los objetivos que vamos alcanzando.
  7. Es más económico: Para terminar y no menos importante una terapia grupal es bastante menos costosa que una individual. No obstante, podrías complementar con una terapia individual de menor frecuencia para poder reforzar tu proceso.

Profesionales: Oscar Bendicho, Nacho Martín, Erika Kjellander y Begoña Mariezkurrena